search
top

Se apagó una voz

Telira se suma al dolor por la muerte del poeta burgalés Bernardo Cuesta y comunica su pésame a la familia. Sean estos versos un pequeño homenaje, y también a todos los poetas burgaleses fallecidos, que merecen siempre ser recordados. Pues cómo duele el olvido.

 

MUJER UN POCO TRISTE

 

Mujer un poco triste, de ojos intemporales,

el mar turbio del tiempo sabe amargo en tu boca.

La vida es un naufragio hasta lo más profundo,

y el corazón, deshecho de hacer de rompeolas.

Niña de sed ardiente, de sal en las mejillas,

resbala a tus cabellos toda la noche en sombras.

Toda la luz del mundo anochece en tus ojos.

Tus pechos apagándose. Tu voz, oscura y honda.

Llevas la suerte escrita en tus manos, con flechas

disparadas al sol, como a un destino en sombra.

Llevas toda la carne de los amaneceres

donde las esperanzas se van quedando solas.

Mujer un poco triste, de ojos intemporales,

ni el mar ni yo sabemos por qué de tantas cosas,

por qué amargan tus labios, por qué nos decimos

palabras que en el tiempo lentamente se borran.

 

 BERNARDO CUESTA BELTRÁN

 

Be Sociable, Share!

top